23/4/12

Buenos hábitos para cuidar tus dientes

Los dientes son importantes en muchos aspectos. Si te tomas el tiempo para cuidarlos bien, ellos cuidarán de ti en la edad adulta, y más importante aún, durante la vejez. Los dientes fuertes y sanos ayudan a masticar los alimentos adecuados para mantenernos sanos, fuertes y con el peso adecuado a través de los años.

Incluso, son tan importantes, que ayudan a hablar con claridad, y sí, a verse mejor. Repasemos algunos de los buenos hábitos que ya conocemos, pero que quizá no practicamos como se deben. Sabías que, no es recomendable cepillarse con intensidad, más que ello, es imprescindible «saber» hacerlo.

Después de comer, las bacterias se vuelven locas con el azúcar depositado por encima de los dientes, como las hormigas en un picnic. Las bacterias que descomponen en ácidos que corroen el esmalte de los dientes, causando agujeros denominados caries. La placa también causa una de las enfermedades periodontales más comunes en el planeta, la gingivitis (por ejemplo: Jin-juh-vi-tis), que es la enfermedad de las encías que puede hacer que adquieran una tonalidad irritantemente roja, que se hinchen y que al final el dolor cause que sangren en exceso.

Las encías son los tejidos blandos de color rosa en la boca que sostienen los dientes en su lugar.

El hilo dental

Usa hilo dental diariamente y después de cualquier comida para eliminar la comida que se pega en los dientes (Ej. el maíz, la mantequilla de maní, caramelos, etc.) Esto limpia lados de los dientes que no se pueden alcanzar con el cepillo de dientes.

Raspador de lengua

Un raspador de lengua es una parte importante de la higiene oral, también hará maravillas con el aliento rancio y maloliente. Se usa para remover la placa en la lengua, refrescar el aliento y, presumiblemente, podría retardar la acumulación de placa en los dientes.

Alternativamente, puedes utilizar el cepillo de dientes para limpiar la lengua.

Enjuague

Encontra un enjuague bucal con flúor. Enjuagarse con flúor ayuda a fortalecer el esmalte dental. Enseña a los niños de edades comprendidas entre los seis y doce buenas habilidades de enjuague para evitar que se ahoguen.

Sigue las instrucciones en la botella. Justo antes de llegar a la cama es un buen momento. (dientesperfectos.es)

No hay comentarios:

Publicar un comentario